Saltar al contenido

Quinoa con jengibre, cúrcuma y almendras

quinoa con almendras

La quinoa es muy beneficiosa para la salud. Todos deberíamos incluirla en nuestra alimentación ya que aporta mucha fibra y las personas celiacas pueden consumirla sin problema, no contiene gluten y es apta incluso para personas con diabetes o todos los que desean adelgazar comiendo sanamente ya que tiene un indice glucémico muy bajo.
Los vegetarianos y los deportistas la utilizan mucho dentro de su alimentación ya que posee muchas proteínas y es una fuente de hierro de origen vegetal que aporta minerales y proteínas.
¡Es un super alimento! Algunos la denominan como la semilla de oro 🙂 Se puede utilizar en infinidad de recetas, tanto saladas como dulces.

Hoy os traigo la que más suelo cocinar y que me encanta, espero que os guste tanto como a mí, con jengibre y cúrcuma que son dos especias super poderosas que se llevan usando en la cocina como en la medicina desde hace muchísmos años, además de reducir la inflamación, ayudan a que la digestión se haga mejor.

Quinoa con jengibre, cúrcuma y almendras

Deliciosa receta de quinoa, rápida y fácil con muchas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo.
Plato Almuerzo, Cena
Cocina Saludable
Autor Laura

Ingredientes

  • 1/2 Vaso Quinoa (2 comensales)
  • Jengibre fresco o en polvo
  • Cúrcuma fresca o en polvo
  • Unas cuantas almendras para dar un toque crujiente al plato

Elaboración paso a paso

  1. Lava enjuagando y frotando suavemente con las manos y bajo el agua la quinoa, para eliminar las saponinas que recubran las semillas ya que de quedarse allí, darían un sabor amargo.

  2. Hierve como si fuera arroz, unos 15 - 20 minutos, hasta que se abra la semilla y observes que cada semilla le sale un rabito, es una pista para saber que ya está lista, si hay exceso de agua cuélala.

  3. Pon algunas de las almendras troceadas (ultiliza un mortero para picarlas un poco) y en una sartén tuestalas si son naturales.

  4. Añade la quinoa cocida a la sartén de las almendras y espolvorea o añade el jengibre y la curcuma. Saltéalo todo bien, pruébalo y modifica si fuera necesario agregar algo de sal.

  5. Una vez listo, con la ayuda de un molde o cilindro de cocina sobre el plato que vayas a servir, introduce la cantidad que desees para cada comensal formando un timbal y adorna con las almendras que reservaste.

¡Voalá! Además de rebonito, su sabor y todo lo que este plato nos aporta es genial. No dejes de comerlo y como ves la receta es súper sencilla. A disfrutar.

Love is all.

A %d blogueros les gusta esto: